¿HACEMOS BUENAS MIGAS?

Con la comida NO se juega

Desde Ingeniería sin Fronteras Aragón y el colectivo FeedingZgz queremos denunciar el despilfarro de alimentos sistemático, que conlleva un sistema de consumo como el actual.

Hoy en día, desde el campo hasta el plato, se tira la tercera parte de lo que se produce.

Tras una cifra tan escandalosa se esconde no sólo un desastre alimentario, sino uno energético, y también social y ético. Los recursos que se emplean en producir un alimento se despilfarran de manera aún más alarmante; mientras, naciones enteras están desnutridas, e incluso aparecen carencias en nuestro propio territorio. Ante tales hechos, sobriedad, el compromiso ciudadano y de las empresas, y la apuesta por la soberanía alimentaria son las soluciones.

Tres son los errores del modelo de consumo imperante.

    1. Hay sobreproducción de alimentos. El consumidor quiere ver abundancia, dejando de lado otros criterios como la calidad, o el respeto al medio ambiente y a las personas. En los comercios, en los bares, lo que vende es el escaparate lleno. Y como sobra, se tira.

    2. Los recursos están mal repartidos. Muchos alimentos se producen con ingredientes que vienen de muy lejos, donde los precios de producción son bajísimos, y frecuentemente no se respetan estándares de calidad y de respeto a las personas. Por ejemplo, el pienso de los cerdos españoles no es español, mientras que desde Aragón se exporta pienso a otros países. Otras veces, en el supermercado puedes encontrar manzanas chilenas, patatas israelíes...todo ello, con una buena dosis de fertilizantes sacados de minas, alejadas del lugar de producción.

    3. Los consumidores somos caprichosos. Si algo no se ve bonito, no quiero pagar por él; éste es el motivo de que en los procesos de fabricación se rechace cerca del 40% de los alimentos que entran. Pero también en casa, compras ingentes, raciones grandes que luego se tiran, o productos que no se conservan adecuadamente, están en el origen de un 42% de desperdicio de alimentos.



Desde el productor al plato, se tira 1/3 de lo que se produce.

¿Cómo podemos cambiar esto?

    1. Compra productos locales y de temporada. En tu tienda, pregunta por el origen de los alimentos; ¡descubrirás que tu comida viaja más que tú en un año!

    2. Planifica tus compras. Compra sólo lo que necesites, y si puedes, a granel. "Las cosas más hermosas no siempre son las más sabrosas".

    3. Comprueba las fechas de caducidad. Ten en cuenta que "consumo preferente" no es lo mismo que "fecha de caducidad", ¡ todavía puedes consumirlo!, sólo indica que ha podido perder un poco de calidad.

    4. Cocinar con mesura, vale más que tirar a la basura. Controla las cantidades, y aprovecha al máximo las sobras.

    5. ¡Pierde la vergüenza! Fuera de casa, estés solo o en grupo, cuando sobre comida, pide llevártela a casa.

    6. Conoce a tu supermercado. La mayoría de los comercios tiene productos frescos expuestos hasta la hora del cierre. Algunos de ellos no lucirán tan frescos al día siguiente, y se tiran. Reflexiona sobre esto. ¿Es necesario ofrecer tanta comida? ¿Está mi supermercado actuando de forma ética?

¡Pasa a la acción!

Hay muchas formas de evitar el despilfarro alimentario, todas empiezan por ti.

¡Denuncia! ¡Actúa! ¡Colabora!

ISF Aragón

FeedingZgz

Colaboran:

Design provided by Free Website Templates.